top of page

Michelin: El aliado de los Sixters en el circuito de Pau-Arnos

El Tour Transpyr nos ha llevado por lugares con climatología y condiciones muy diversas. Sin duda un banco de pruebas ideal para nuestros vehículos, dotes de pilotaje pero sobretodo … neumáticos. Seco, húmedo , mojado, encharcado …. y nevado. ¿Algo más? Sí, carretera abierta y circuito…. ¿Cuántas combinaciones hay en esta ecuación? seguro que muchas … pero todas con un denominador común: el neumático como único punto de contacto con el asfalto.



Se han batido récords en este Tour, de marcas, inscritos y de potencias … vehículos de muy altas prestaciones que sin duda, y a pesar de las bondades de la electrónica, dependían de escasos centímetros de contacto con el suelo.


Os vamos a narrar a fondo lo vivido en la parte más racing del Tour, el TrackDay en el circuito de Pau -Arnos … donde la lluvia y la hierba que crece justo al borde del asfalto te obliga a ir trazando con tiralíneas y los cinco sentidos activados.



Tras una ruta de puertos de montaña que nos llevaría desde La Seu d'Urgell hasta los Pirineos Aragoneses, cruzábamos a Francia entre lluvia y nieve. Un panorama épico que los Sixters se tomaron con pasión, viviendo cada kilómetro como si de una azaña se tratara. Una vez en Pau, y tras observar el vínculo que une a este pueblo con el MotorSport, los Sixters disfrutaron del Hotel y de una cena tranquilita…. al día siguiente nos íbamos al Circuit de Pau - Arnos a exprimir los deportivos.


Amanecimos con una estampa muy bonita, la lluvia había dejado los coches de los Sixter muy bonitos y la combinación con los alrededores del hotel era un imagen realmente espectacular.


Los Sixters empezaron a amanecer y en el desayuno ya se notaba el ambiente de Track Day. Conversaciones de presiones, octanaje y neumáticos era el tema a tratar en un desayuno protagonizado por el circuito Pau.



Ya era el momento de partir, maletas cargadas y el GPS dándonos ordenes para llegar al al circuito francés. De camino, disfrutamos de una pequeña ruta que atravesamos la ciudad, dónde muchos habitantes nos saludaban y nos daban calor antes de llegar al Track Day. Nuestro GPS marcaba 8 minutos para llegar al circuito y disfrutamos de unos paisajes realmente bonitos. Grandes extensiones de campo verde, maizales, árboles y caminos de asfalto con mucho encanto nos daban la bienvenida al circuito espectacular de Pau Arnos.


Nada más llegar al circuito nuestros Sixters pasaban de forma épica por el ya clásico arco de 6to6, las banderas de Michelin ondeaban y ya se escuchaba algún coche derrapar por el circuito, el día prometía ser inolvidable.