Estreno mundial del primer híbrido de altas prestaciones de Mercedes-AMG



El vehículo de serie más potente de Affalterbach gracias a E PERFORMANCE.


Comienza la producción en serie del primer modelo híbrido de altas prestaciones de Mercedes-AMG, equipado con tecnología procedente de la Fórmula 1. Su concepto técnico incluye una configuración específica de propulsión híbrida con motor eléctrico y batería junto al eje trasero, así como una batería de altas prestaciones de desarrollo propio. Gracias al diseño específico de la cadena cinemática, el Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE (Consumo de combustible combinado ponderado: 8,6 l/100 km; emisiones de CO2 combinado ponderado: 196 g/km; consumo eléctrico ponderado: 10,3 kWh/100 km) conjuga cotas superiores de potencia con un dinamismo de conducción impresionante y un nivel máximo de eficiencia. Con otras palabras, el modelo E PERFORMANCE traspasa el ADN de la AMG Driving Performance al futuro electrificado de la conducción. La operación en paralelo de un motor V8 biturbo de 4,0 litros con un motor eléctrico genera una potencia combinada de 620 kW (843 CV) y un par motor combinado máximo de más de 1.400 Nm. La respuesta inmediata de la propulsión eléctrica en el eje trasero, el aumento rápido del par y la distribución mejorada del peso entre los ejes son la clave de una experiencia de conducción nueva, con alto dinamismo. Al igual que sucede en los bólidos de Fórmula 1, la batería está dimensionada para una entrega rápida de la potencia y una recarga no menos ágil. La autonomía eléctrica de 12 kilómetros supone un radio de acción adecuado para la conducción diaria, por ejemplo, en ciudad o en zonas residenciales. Mercedes-AMG abre nuevas vías de comunicación sobre electrificación en cooperación con el embajador de la marca will.i.am. Este músico de fama mundial, premiado varias veces con el Grammy, es el protagonista de la campaña de marketing «Everything but quiet». El rapero no solo ha tomado parte en la creación del concepto, sino que ha escrito una canción exclusiva para el vídeo de presentación.



«Con el lanzamiento del nuevo Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE transportamos el ADN típico de nuestra marca hacia un futuro electrificado. Para ello abrimos vías propias e innovadoras, algo que tiene tradición en nuestra empresa, y que ha hecho siempre de los modelos AMG productos especiales y codiciables. El vehículo híbrido de altas prestaciones desarrollado completamente en Affalterbach ofrece un nivel fascinante de dinamismo de conducción y ostenta con pleno derecho nuestra nueva etiqueta tecnológica E PERFORMANCE. Con este nuevo concepto abrimos nuestra marca también a nuevos grupos objetivo, que pueden percibir Mercedes-AMG como la marca de Performance Luxury del siglo XXI. El inicio de la electrificación de nuestra gama, con todos los atributos de la marca AMG, va acompañado por una campaña de gran alcance. Y me alegra poder contar para ello con will.i.am, una superestrella de la música y un socio muy especial, que está entusiasmado con nuestra tecnología», comenta Philipp Schiemer, presidente de la gerencia de Mercedes-AMG GmbH.


«Mercedes-AMG ha sido siempre y sigue siendo un garante de máxima potencia y máximo dinamismo de conducción. Por ese motivo, una de las premisas asumidas desde el comienzo en el desarrollo de nuestra estrategia de vehículos híbridos E PERFORMANCE era definir un concepto específico de AMG, capaz de conjugar los valores centrales de nuestra marca con alta eficiencia. Este concepto se plasma ahora en un modelo de serie con el lanzamiento del nuevo Mercedes-AMG GT 63 S E PERFORMANCE. La configuración básica con motor de combustión interna delante y Electric Drive Unit en el eje trasero brinda numerosas ventajas. La distribución optimizada del peso entre los dos ejes, el aprovechamiento ideal del par motor y el desarrollo especialmente espontáneo de la potencia suponen una promesa de dinamismo al más alto nivel. A esto se suma una batería de altas prestaciones de desarrollo propio, con una densidad de potencia dos veces mayor en comparación con las baterías de propulsión convencionales. Al igual que muchos otros componentes, la batería implementa tecnología desarrollada y utilizada en la Fórmula 1», apunta Jochen Hermann, Gerente técnico de Mercedes-AMG GmbH.


Diseño expresivo con llamativo faldón delantero

El expresivo diseño con capó prolongado hacia abajo, cuerpo de la carrocería musculoso, habitáculo bajo y poderosa zaga fastback revela los genes deportivos del coupé de cuatro puertas. Un elemento llamativo es el característico faldón delantero, que se orienta por la forma del AMG GT de dos puertas. Las formas y el acabado de este componente se integran armoniosamente en el dinámico diseño del vehículo completo. Las tomas de aire en los extremos del frontal son más anchas, y su contorno se estrecha en dirección al centro del vehículo. Tres perfiles verticales canalizan el caudal de aire hacia los radiadores instalados en los pasarruedas.


Dos atributos distintivos exclusivos en la zaga son el faldón trasero con tapa de la caja de enchufe integrada y el anagrama de modelo sobre fondo rojo. AMG introduce con este modelo híbrido embellecedores trapezoidales para los tubos de escape dobles, estriados en el exterior. La placa «E PERFORMANCE» sobre los guardabarros destaca en la vista lateral el concepto de propulsión híbrida del modelo. Al igual que sucede en los demás modelos de la serie, la versión híbrida puede personalizarse con numerosas pinturas y detalles de equipamiento. Por ejemplo, se dispone en total de cuatro pinturas mate, cinco tonos metalizados y dos colores estándar. A esto se añaden siete pinturas nuevas de la oferta ampliada de personalización. El diseño exterior puede acentuarse, entre otros equipos, con el nuevo paquete AMG Night II o con la combinación de paquete Night y paquete de fibra de carbono. También es posible elegir las nuevas llantas de aleación de 20 y de 21 pulgadas en dos variantes cromáticas. El híbrido de altas prestaciones estará disponible también en una versión Edition exclusiva.


Como le corresponde en calidad de nuevo buque insignia de la serie, el AMG GT 63 S E PERFORMANCE cuenta con un equipamiento especialmente amplio. Este modelo incorpora todas las mejoras de la última reestilización, como el tren de rodaje AMG RIDE CONTROL+ con nuevo sistema de amortiguación. El equipamiento de serie incluye también el sistema adaptado de frenos cerámicos AMG de alto rendimiento con discos compuestos, y el sistema multimedia MBUX con visualizaciones específicas para la propulsión híbrida.


Sistema multimedia MBUX con visualizaciones específicas para la propulsión híbrida

El puesto de conducción widescreen incorporado de serie dispone del sistema multimedia MBUX con visualizaciones y funciones específicas para la propulsión híbrida. El conductor puede consultar en el cuadro de instrumentos la autonomía eléctrica, el consumo eléctrico, la potencia y el par del motor eléctrico y la temperatura de la batería y del motor eléctrico. En gráficas de alta calidad se muestran en el visualizador de medios el flujo energético del sistema completo de propulsión, el número de revoluciones, la potencia, el par y la temperatura del motor eléctrico, así como la temperatura de la batería. Los ocupantes de las plazas traseras pueden consultar en un visualizador de medios opcional datos sobre el flujo energético y la potencia y el par del motor eléctrico.


Volante AMG Performance en diseño de radios dobles

Otro equipo que aporta un valor añadido sensible y visible es el volante AMG Performance incorporado de serie con su llamativo diseño de radios dobles y botones integrados sin solución de continuidad en la superficie. Los tres radios dobles de contorno redondeado combinan estabilidad con ligereza. Las teclas AMG redondas en el volante convencen con sus brillantes visualizadores integrados y su perfecto esquema lógico de manejo, girando y oprimiendo la tecla. Con estos mandos pueden controlarse funciones importantes del vehículo y todos los programas de conducción sin necesidad de retirar las manos del volante. Una novedad es la posibilidad de seleccionar los niveles de recuperación energética de la propulsión híbrida mediante las teclas en el volante.


En el interior existen asimismo numerosas posibilidades individuales de elección. Colores exclusivos acentúan el cariz deportivo o el ambiente lujoso del nuevo buque insignia. Por ejemplo, la combinación de cuero exclusivo napa gris titanio pearl/negro con costuras de adorno en color de contraste amarillo o el noble cuero exclusivo napa tartufo/negro con pespunteado en rombos STYLE. A esto se suman otros cinco colores para el acabado en cuero exclusivo napa STYLE: marrón Siena, rojo clásico, azul yate, blanco profundo y gris neva. Los asientos delanteros y traseros presentan un acabado unicolor en el color del equipamiento elegido, al igual que los apoyabrazos en las puertas, los rebordes de cuero de las alfombrillas y el aro del volante.


Detalles de la propulsión híbrida de altas prestaciones específica de AMG: motor de combustión delante, motor eléctrico en la parte trasera

En el AMG GT 63 S E PERFORMANCE se combina un motor V8 biturbo de 4,0 litros con un motor eléctrico síncrono de excitación permanente, una batería de altas prestaciones desarrollada en Affalterbach y la tracción integral completamente variable AMG Performance 4MATIC+. El tándem formado por el motor V8 biturbo de 4,0 litros y el motor eléctrico genera una potencia combinada de 620 kW (843 CV) y un par motor combinado máximo de más de 1.400 Nm. El resultado son prestaciones impresionantes del vehículo de serie más potente de la historia fabricado en Affalterbach. La aceleración de 0 a 100 km/h se completa en solo 2,9 segundos, y la cota de 200 km/h se alcanza en menos de diez segundos. Este descomunal impulso termina cuando el velocímetro señala 316 km/h.


El motor eléctrico de 150 kW (204 CV) se sitúa junto al eje trasero, en donde se combina con una transmisión de dos marchas con acoplamiento eléctrico y el diferencial autoblocante del eje trasero con regulación electrónica para configurar una unidad de propulsión eléctrica (Electric Drive Unit, EDU) de dimensiones compactas. Los especialistas denominan «P3-Hybrid» a un vehículo basado en esta configuración. La batería ligera de altas prestaciones está dispuesta asimismo en la zaga del vehículo, por encima del eje trasero. Este dimensionamiento compacto aporta numerosas ventajas:

  • El motor eléctrico actúa directamente sobre el eje trasero y, por lo tanto, puede convertir de forma inmediata la potencia en fuerza de propulsión, y ejercer así un efecto boost al ponerse en marcha, al acelerar o al adelantar.

  • Tal como corresponde a las características de un motor eléctrico, el par motor máximo está disponible desde el primer giro del eje, lo que permite un comportamiento especialmente ágil.

  • Además, gracias al diferencial autoblocante integrado con regulación electrónica, el conductor experimenta sin demora un incremento sensible de las prestaciones. El modelo híbrido acelera así con mayor agilidad al salir de las curvas y ofrece una mayor tracción y, por tanto, más seguridad.

  • A medida que aumenta el resbalamiento en las ruedas del eje trasero se transmite una parte de la fuerza de propulsión del motor eléctrico a las ruedas delanteras, aumentando así la tracción a corto plazo en función de las necesidades. Esto es posible gracias a la unión mecánica entre la tracción integral completamente variable y los semiejes de las ruedas delanteras por medio del árbol articulado.

  • La disposición de la unidad de propulsión junto al eje trasero mejora la distribución del peso y de la carga sobre los ejes del vehículo, como requisito para una maniobrabilidad convincente.

  • El concepto de AMG garantiza un rendimiento muy elevado durante la recuperación energética, pues el principio en que se basa este sistema reduce al mínimo las pérdidas mecánicas e hidráulicas del motor y el cambio.

  • La transmisión de dos marchas con mando automatizado y una desmultiplicación armonizada en el eje trasero hace posible extender su eficacia, desde la transmisión de un par motor elevado a las ruedas para la puesta en marcha con agilidad hasta el despliegue de una potencia elevada y fiable al circular a alta velocidad. Un actuador eléctrico cambia a la segunda marcha a más tardar al alcanzarse una velocidad aproximada de 140 km/h, que corresponden a un número de revoluciones máximo del motor eléctrico de unas 13.500 rpm.

  • Junto al aumento de la potencia debido al motor eléctrico adicional, el equipo de desarrollo ha mejorado también el rendimiento energético del vehículo completo, lo que redunda en una reducción de las emisiones y del consumo de combustible.

Inspirada en la Fórmula 1, desarrollada en Affalterbach: la batería AMG High Performance

Una de las premisas asumidas durante la fase conceptual de la estrategia de electrificación era desarrollar en nuestras instalaciones de Affalterbach todos los componentes esenciales de la propulsión. Esto incluye la batería AMG High Performance (HPB), el núcleo de los futuros modelos. El desarrollo del acumulador de energía de iones de litio está inspirado por las tecnologías acreditadas bajo las condiciones más duras imaginables en los bólidos híbridos de Fórmula 1 de la escudería Mercedes-AMG Petronas F1. A lo largo del proceso de desarrollo tuvo lugar un intenso intercambio de conocimientos entre los expertos de la forja de motores de Fórmula 1 High Performance Powertrains (HPP) en Brixworth y de Mercedes-AMG en Affalterbach. La batería AMG High Performance combina una potencia elevada —que el conductor puede solicitar con frecuencia y de forma repetida durante la conducción— con un peso bajo, lo que contribuye a mejorar las prestaciones del vehículo. Esto significa lo siguiente: si se conduce con dinamismo por un terreno de topografía variable, el conductor puede reclamar con espontaneidad la potencia máxima del equipo de propulsión durante las subidas, mientras que la batería se recarga con rapidez en las bajadas.


70 kW de potencia en régimen continuo y 150 kW como valor punta

La batería de altas prestaciones que se monta en el AMG GT 63 S E PERFORMANCE tiene una capacidad de 6,1 kWh, una potencia en régimen continuo de 70 kW y una potencia máxima de 150 kW durante un periodo de diez segundos. El bajo peso, de solo 89 kilogramos, conduce a una densidad de potencia muy elevada de 1,7 kW/kg. A título comparativo, las baterías convencionales sin refrigeración directa de las células alcanzan aproximadamente la mitad de este valor. Para la carga se utiliza el cargador de 3,7 kW instalado en el vehículo, que se conecta a una estación de carga, a una Wallbox o a una caja de enchufe doméstica. La batería está dimensionada para un intercambio rápido de potencia —tanto entrega como recarga— y no para una autonomía especialmente amplia, como sucede en otros modelos. No obstante, es posible recorrer en régimen exclusivamente eléctrico hasta 12 kilómetros, un radio de acción práctico, por ejemplo, para el desplazamiento sin emisiones y con bajo nivel de ruido de la zona de residencia hasta las afueras de la ciudad, o hasta la autopista.


Una innovación decisiva es la refrigeración directa de las células de batería

Un requisito para el elevado rendimiento de la batería AMG de 400 voltios es la innovadora refrigeración directa. Por primera vez se utiliza un agente refrigerante de alta tecnología, basado en líquidos que no conducen la electricidad. Este líquido circula en torno a las 560 células de la batería y las refrigera individualmente. Cada batería precisa una temperatura definida para poder entregar su potencia de forma óptima. Si el acumulador de energía se enfría o se calienta en exceso, desciende sensiblemente su rendimiento, o puede ser necesario limitar la entrega de potencia para que el calor desarrollado no cause daños a la batería. De ahí la importancia que tiene el acondicionamiento de la batería dentro de un estrecho margen de temperatura para garantizar su pleno rendimiento, su durabilidad y su seguridad. Los sistemas convencionales de refrigeración, que operan solamente con aire, o que refrigeran de forma indirecta con agua el paquete completo de baterías, están limitados en su operación, sobre todo a medida que aumentan los esfuerzos térmicos resultantes del uso de células de batería con densidad energética creciente. Si la gestión térmica no asume su tarea con fiabilidad, existe peligro de envejecimiento prematuro de la batería.


Para poder implementar la refrigeración directa, los especialistas de AMG han tenido que desarrollar nuevos módulos de refrigeración de pocos milímetros de anchura. Los 14 litros de líquido refrigerante circulan de arriba hacia abajo con ayuda de una bomba eléctrica de alta potencia desarrollada específicamente para este fin y atraviesan la totalidad de la batería, pasando junto a cada una de las células, y atraviesan además un intercambiador de calor de aceite y agua montado directamente junto a la batería. Este intercambiador transmite la energía térmica a uno de los dos circuitos de baja temperatura del vehículo, y de ahí al radiador de baja temperatura situado en el frontal del vehículo, que disipa la energía térmica en el aire del entorno. El sistema está dimensionado para asegurar en todo momento una distribución homogénea del calor en la batería.


Como consecuencia, la batería opera siempre en un rango homogéneo e ideal de temperatura media de servicio de 45 grados centígrados, tanto si se carga como si se descarga. Si se circula en condiciones forzadas, es posible que se supere la temperatura media. Los mecanismos de protección están ajustados de modo que es posible aprovechar el rendimiento máximo de la batería para reducir a continuación el nivel de temperatura mediante la refrigeración directa. Los sistemas convencionales de refrigeración no pueden garantizar esta eficacia, lo que impide que la batería pueda desarrollar plenamente su capacidad de rendimiento. Algo que sí logra la batería AMG High Performance. Este acumulador conserva en todo momento su capacidad de rendimiento, incluso al conducir con rapidez en el modo híbrido en un circuito de carreras, con fases frecuentes de aceleración (en las que se descarga la batería) y de deceleración (en las que se carga la batería).


El eficaz principio de refrigeración directa hace posible utilizar células de batería con una densidad de potencia muy elevada. Gracias a esta solución individual, el sistema de baterías es especialmente ligero y compacto. También contribuyen al bajo peso el concepto de barras colectoras, que permite ahorrar material, y la estructura de protección contra choques de la carcasa de aluminio, ligera y al mismo tiempo robusta. Esta estructura es aval de máxima seguridad.


Estrategia de operación: la potencia eléctrica está disponible en todo momento

La estrategia básica de operación se deriva de la utilizada en el conjunto de propulsión híbrida del bólido de Fórmula 1 Mercedes-AMG Petronas. Al igual que sucede en la categoría reina del deporte del motor, este sistema pone a disposición la potencia de propulsión máxima siempre que la necesite el conductor. Por ejemplo, al acelerar con brío a la salida de una curva, o al adelantar. Gracias a la alta potencia de recuperación y a la recarga de la batería en función de la demanda, es posible solicitar en todo momento la potencia eléctrica, y reproducir este proceso con frecuencia. El concepto específico de la batería permite lograr un compromiso ideal entre máximo dinamismo de conducción y la eficiencia que se espera hoy en día de un automóvil. Todos los componentes están perfectamente armonizados entre sí, lo que se refleja de forma inmediata en el aumento de las prestaciones.


Los siete programas de conducción de AMG DYNAMIC SELECT «Electric», «Comfort», «Sport», «Sport+», «RACE», «Calzada resbaladiza» e «Individual» están optimizados para las características de la nueva tecnología de propulsión y ofrecen por tanto una vivencia de conducción altamente variable, desde muy eficiente hasta muy dinámica. Los programas de conducción adaptan parámetros importantes del vehículo, como la respuesta del equipo de propulsión y el cambio, la curva característica de la dirección, la amortiguación del tren de rodaje y la sonoridad. Los programas pueden seleccionarse mediante el interruptor basculante en la consola central o mediante las teclas AMG en el volante.


Habitualmente, el modelo híbrido de altas prestaciones se activa sin ruido («Silent Mode») en el programa «Comfort» en el momento en que el conductor conecta el motor eléctrico. El cuadro de instrumentos muestra el icono «Ready», que indica que el vehículo está en orden de marcha. Al mismo tiempo, a modo de confirmación acústica de que el vehículo está preparado para iniciar la conducción, se emite un sonido Start-Up potente y sonoro, característico de AMG, que se reproduce en el habitáculo por medio de los altavoces del vehículo. A partir de ese momento, basta con pisar levemente el pedal acelerador para que el modelo híbrido AMG Performance se ponga en movimiento.


Si se circula en modo eléctrico exclusivo, el Acoustic Vehicle Altering System exigido por la legislación advierte al entorno de la aproximación del modelo híbrido de altas prestaciones. Se emite hacia el exterior una sonoridad compuesta especialmente para AMG, con tonos de baja frecuencia y modulada en función de la velocidad, utilizando para ello un altavoz en el frontal y otro en la zaga. Una parte del sonido se escucha también discretamente en el habitáculo, como confirmación acústica para los pasajeros. En la Unión Europea, el sistema está activo hasta una velocidad de 20 km/h; en los Estados Unidos, hasta unos 30 km/h. A continuación, la señal de circulación se atenúa armoniosamente hasta una velocidad aproximada de 50 km/h.


Si se circula más deprisa, el cliente puede utilizar las teclas de sonido en la consola central o en el volante (pueden reconocerse por el símbolo de ondas de frecuencia) para alternar entre dos vivencias sonoras, denominadas «balanced» y «powerful». Durante la conducción en modo eléctrico exclusivo se genera una vivencia acústica discreta o potente. Si arranca el motor de combustión interna, el ajuste seleccionado influye en el sonido del sistema de escape. Algo permanece invariado en todas las situaciones: la sonoridad del híbrido de altas prestaciones es inconfundible y permite identificar a un AMG en todas las condiciones de operación.

  • Programa de conducción «Electric»: se otorga prioridad a la vivencia de conducción eléctrica. El vehículo se desplaza en modo exclusivamente eléctrico desde la puesta en marcha hasta alcanzar los 130 km/h. El motor de combustión permanece siempre apagado. Gracias a la unión mecánica con los componentes de AMG Performance 4MATIC+, la tracción integral está siempre a disposición. Si el resbalamiento de las ruedas traseras aumenta repentinamente por encima de un umbral definido, se transmite parte de la fuerza del motor eléctrico a las ruedas delanteras a través del árbol articulado y los semiejes delanteros. Si se agota la carga de la batería, o si el conductor solicita más potencia, la regulación inteligente de la operación conmuta automáticamente al programa de conducción «Comfort», con lo que arranca el motor de combustión interna y asume la propulsión.

  • Programa de conducción «Confort»: la puesta en marcha se realiza generalmente en modo eléctrico. El motor de combustión y el motor eléctrico intervienen en función de la situación: propulsión eléctrica a baja velocidad —por ejemplo, en zonas residenciales o en núcleos urbanos—, conducción en régimen híbrido con motor de combustión y motor eléctrico en carreteras secundarias y en autopistas. El resultado es una impresión de conducción armoniosa, con bajo consumo, debida entre otros factores a la transición temprana a una marcha más larga en el cambio automático AMG SPEEDSHIFT MCT-9G. El tren de rodaje y la dirección presentan una armonización confortable. El equipo de mando persigue en primera línea un aumento de la eficiencia energética, fruto de una reducción del consumo de combustible y las emisiones. Al mismo tiempo se conservan el carácter deportivo y la agilidad típicos de AMG.