La última adición a la familia BMW M es el impresionante M2 Competition, un exquisito coche de alto rendimiento que puede llegar a ser todavía mayor añadiéndole un Akrapovič Slip-On.
La reducción de peso llega a ser de un 45%, aumentando con ello la potencia y reduciendo contrapresión. También el sonido es una mejora importante llevada a cabo por los ingenieros de Akrapovič, consiguiendo un especial tono verdaderamente deportivo a medias y altas R.P.M.
Las bocas en carbono añaden el toque deportivo visual y como productos opcionales para completar el look están disponibles el difusor trasero y los cubre retrovisores de carbono (mate o gloss).