> La variante más espectacular y deportiva del todoterreno de Mercedes-Benz se presentó oficialmente durante el pasado Salón de Ginebra.

> El nuevo bloque V8 biturbo de 5,5 litros rinde 585 CV y firma aceleración de 0 a 100 km/h  en tan sólo 4,5 segundos.

Una larga serie de atributos inconfundibles de diseño confieren al nuevo AMG G 63 una apariencia singular. Cabe destacar la silueta angulosa, el capó superpuesto, las bisagras en el exterior de las puertas, los faros redondos, los intermitentes superpuestos, las robustas manillas de las puertas, los resistentes listones protectores con insertos en negro de alto brillo y emblema AMG en color plata y la rueda de repuesto colocada en el exterior de la puerta posterior, con cubierta de acero inoxidable y estrella Mercedes en diseño tridimensional. Las salidas dobles de escape en cromo de alto brillo emiten la sonoridad típica de los motores V8 de AMG.

El diseño interior del nuevo G 63 obedece a una configuración nueva y moderna, que asume determinados elementos del exterior. Algunos ejemplos son los difusores laterales de ventilación, que reproducen la forma de los faros redondos, y los altavoces de tonos agudos en el tablero de instrumentos, que reflejan la configuración de los intermitentes. Los dos visualizadores de 12,3 pulgadas cuentan con una cubierta común de cristal y se funden ópticamente en una unidad funcional. El conductor puede elegir entre tres vistas diferentes —«Classic», «Sport» y «Progressive»— y seleccionar individualmente la información deseada.  Otros elementos típicos del G 63 son el asidero por delante de la plaza del acompañante y los interruptores centrales con adornos cromados para los tres bloqueos de diferencial. Los asientos traseros pueden abatirse en tres configuraciones diferentes, que equivalen a un 40, 60 o un 100% de la anchura total.

La base para la gran aptitud todoterreno del G 63 es el bastidor de travesaños rígido a la torsión, fabricado en acero de alta resistencia con carrocería superpuesta de estructura mixta. Esta construcción es mucho más robusta que una carrocería autoportante y, por lo tanto, mucho más idónea para la conducción todoterreno. El bastidor es el punto más bajo de la estructura del vehículo.  De esa manera se asegura un centro de gravedad bajo y se protegen los grupos de propulsión, el depósito de combustible y el sistema de escape de posibles contactos con el suelo. Por ejemplo, al sobrepasar obstáculos. Además, gracias a esta construcción inteligente ha sido posible incrementar la rigidez a la torsión del bastidor, la carrocería y los soportes de la carrocería en un 55%, de 6.537 a 10.162 Nm/grado.

Por primera vez en la historia de la Clase G de Mercedes-AMG es posible personalizar la característica de la conducción pulsando un botón. Los cinco programas de conducción para carretera de DYNAMIC SELECT —«Calzada resbaladiza», «Comfort», «Sport», «Sport+» e «Individual»— permiten un grado muy amplio de diferenciación entre una conducción eficiente y confortable y otra especialmente deportiva.

 
Potencia acreditada: el motor AMG V8 biturbo de 4,0 litros

El motor AMG V8 biturbo de 4,0 litros sustituye ahora también en el G 63 al anterior motor V8 biturbo de 5,5 litros de cilindrada. En este modelo entrega 430 kW (585 CV) y pone a disposición un par motor máximo de 850 Nm. Este par está disponible en una amplia gama de revoluciones, desde 2.500 hasta 3.500 rpm, y transmite de ese modo una convincente sensación de dominio y poderío. La aceleración de 0 a 100 km/h transcurre en tan sólo 4,5 segundos. El dinamismo de la propulsión no decae hasta que interviene el limitador electrónico de velocidad a los 220 km/h, o hasta los 240 km/h si incorpora el paquete AMG Driver. Bajo el capó del G 63 trabaja asimismo el cambio AMG SPEEDSHIFT TCT 9G.

Con el fin de mejorar la eficiencia del equipo de propulsión, Mercedes-AMG ha implementado en el motor V8 del G 63 la función de desactivación selectiva de los cilindros AMG Cylinder Management. En el margen de carga parcial se desactivan los cilindros dos, tres, cinco y ocho, con lo que disminuye claramente el consumo de combustible. El consumo mixto de combustible asciende a 13,2 l/100 km, las emisiones de CO2 en el ciclo mixto son 299 g/km.

La tracción integral AMG Performance 4MATIC incorporada de serie se distingue por una distribución del par con prioridad al eje trasero, 40% delante y 60% detrás. Este dimensionamiento es la clave de una mayor agilidad en carretera, unida a una mejora en la tracción al acelerar. En el modelo anterior, la distribución del par se realizaba de forma homogénea entre los dos ejes (50:50).