Noticias

Museo Torre Loizaga, un viaje en el tiempo

By 4 diciembre, 2017 No Comments

CONOCEMOS LOS ESCONDITES DE TORRE LOIZAGA

 

El nacimiento de Rolls Royce debe remontarse al primer instante en el que un refinado aristócrata londinense amante de los globos aerostáticos, Charles Stewart Rolls, se cruzó con Frederick Herny Royce, un humilde estudiante de ingeniería con ansias de emprender. El destino los unió y gracias a esa jugada maestra nació una de las firmas que más admiración genera en el planeta. Sus modelos han sido valorados por los importantes personajes de la historia y es que desde los Marajás indios hasta el polémico Donald Trump todos hemos soñado en subirnos al volante de un Rolls Royce y dejarnos guiar por la Dama Alada.

Esta pasión despertó en el empresario Miguel de la Vía cuando era bien pequeño y su afición lo llevó a convertirse en propietario de la mayor colección de clásicos Rolls Royce de toda Europa además del fundador de las magníficas instalaciones del museo. Una exhibición de de cuarenta y cinco ejemplares en perfecto estado merece del mejor entorno y ese detalle lo aportan el precioso paraje Concejuelo de Galdames de la Torre Loizaga. Su belleza arquitectónica hace el resto para convertirse en lugar de reunión para eventos privados y visitas de índole oficial. Durante nuestra visita durante la RUTA 6TO6 NORTE muchos Sixters quedaron prendados tanto del proyecto personal de Miguel de la Vía así que decidimos entrevistar al actual responsable de la torre, Patricio González Careaga.

¿Cuándo empezó Miguel de la Vía a coleccionar vehículos Rolls-Royce?

Miguel fue desde muy joven un apasionado de los coches, tenía deportivos como Jaguar y Ferrari o americanos tipo Cadillac o Buick. Su primer Rolls-Royce fue un innovador  modelo de los  años setenta, el  Silver Shadow I, que hoy forma parte de la Colección Miguel de la Vía

¿El proyecto del museo nació antes o después de empezar la restauración de la Torre?

Cuando empezó en 1985 la reconstrucción de lo que eran los restos de la Torre, adquirió un Rolls-Royce Silver Wraith de 1955 que había pertenecido a la flota de la familia real británica. Con un Silver Cloud I completó el trío y fue a partir de ahí cuando emprendió el  ambicioso proyecto  de coleccionar los modelos de esta marca mientras fue de titularidad británica, llegando a tener 45 modelos Rolls-Royce y 30 de otras marcas

¿Cuáles son sus funciones en Museo Torre Loizaga?

Supervisar el mantenimiento de la Torre y los coches, y desarrollar un plan para lograr la auto-sostenibilidad del conjunto, garantizando así su preservación.  Esto incluye conseguir mayor número de visitas y organizar eventos para empresas, clubes, asociaciones, etc. Ahora mismo estamos inmersos en un nuevo proyecto: “Rolls Royce: un Siglo de Estilo”, que consiste en una exposición temporal en el centro de Bilbao, en el Palacio Euskalduna, donde llevaremos 20 de los coches más representativos de la colección. La exposición tendrá tres semanas de duración en épocas navideñas, e irá acompañada de una espectacular producción para crear una experiencia inmersiva muy interesante.

¿Qué diferencia a esta colección privada de otras? ¿Cuál es su esencia?

La principal peculiaridad es la variedad de modelos que pueden contemplarse. De hecho, es la colección de Rolls Royce más completa de Europa, y uno de los pocos lugares en el mundo donde pueden contemplarse juntos todos modelos Phantom. Contiene también una preciosa selección de modelos Silver Ghost, además de prácticamente todos los modelos fabricados antes de que cambiara los motores tras ser adquiridos por un grupo alemán en los años 90.

¿Nos podría explicar alguna curiosidad de la colección o anécdota sobre su creación?

Señalaría  que algunos han pertenecido a personajes célebres y de la aristocracia, como el Silver Ghost de los Duques de Marlborough, familiares de Winston Churchill. Un Phantom VI perteneció al productor de cine Sam Spiegel y casi como anécdota, el más antiguo y más lento de la colección, un Allen Runabout de 1898 perteneció al más rápido, al piloto Sir Sterling Moss.  También, era un espectáculo toparte con los centenarios que desde el puerto de Bilbao eran conducidos a la Torre por carretera.  Sin olvidar un Silver Ghost proveniente de USA que quedó olvidado en un pajar

¿Cuál es el modelo favorito del fundador? ¿Y el suyo?

El fundador adoraba el Silver Ghost Open Fronted Limousine, que fue fabricado para el alcalde de Melbourne en 1912; y que tras una completa restauración ganó tres premios en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach, incluido “Best of Show”. Uno de mis coches favoritos de la colección es el Silver Ghost Alpine Eagle, que Rolls-Royce diseñó para una prueba de resistencia en los Alpes. El primer año se presentó con un coche que no ganó, así que para el segundo intento en 1913 construyeron  este modelo que entre otras modificaciones incorporaba un radiador más grande, un tapón especial para rellenar el depósito de agua refrigerante hasta arriba y un termómetro enganchado a éste, ya que los pilotos no tenía permitido abrir el capó durante la prueba. Me encanta el diseño y el color verde de la pintura y la tapicería, que al aire libre queda espectacular; y su historia, ¡Terminó con la victoria de Rolls en la carrera!

Organizan eventos privados pero también han tenido alguna visita oficial ¿Recuerdan alguna con cariño?

Fue muy interesante la cena de gala que se celebró entre los actos de inauguración  del Museo Guggenheim en octubre 1997. Acudieron estrellas de cine como Dennis Hopper o Danny Glover, el director de la Fundación, Thomas Krens o el pintor Julian Schnabel, entre otras personalidades públicas y privadas. También fue espectacular la salida de un Rally organizado ese mismo año por el Rolls-Royce Enthusiast’s Club  en el que participaron 70 Rolls-Royce y Bentleys.

¿Qué cuidados requiere una colección de esta magnitud y calidad?

Los mecánicos arrancan los coches con asiduidad para asegurar su correcto mantenimiento, ya gran parte del valor de estos coches reside en su buen  estado de  funcionamiento. Además de los mecánicos, el resto del equipo ayuda con tareas relacionadas con la limpieza, conservación de los pabellones, los jardines, la seguridad, y el mantenimiento del castillo. En cuanto a las piezas y recambios, tenemos contactos en Inglaterra y otros países, ya que en ocasiones no encuentras todo lo que puede necesitarse en España.

¿Qué le pareció la visita de los Sixters? ¿Qué destacaría de nuestra comunidad tras su breve contacto con ella?

Me llamó la atención la calidad de los coches, y lo jóvenes que eran los propietarios. La verdad que es un ambiente muy sano y muy distendido, y lo disfruté de verdad. Ya tengo ganas de volver a coincidir con ellos, ya sea en Torre Loizaga o en otro entorno!

¿Se quedó prendado de algún modelo del pasado sábado durante la Ruta Norte?

Muchos me llamaron la atención. Quizá los más difíciles de ver son la unidad Nissan de Rallyes y el McLaren. Pero sobre todo el conjunto los rugidos de los coches saliendo  de la Torre fue… ¡Lo más espectacular!

 

Galería de fotos de la RUTA 6TO6 NORTE

Fotos de David Acedo