> Nunca lo bueno había durado tanto. Michelin nos sorprende en California con un nuevo modelo de neumático de altas prestaciones y mínimo desgaste.

Para todos aquellos Petrolheads y apasionados de los modelos más prestacionales y exóticos del panorama automovilístico actual la invitación de Michelin al lanzamiento de su nuevo modelo de altas prestaciones Michelin Pilot Sport 4S podía resultar más que tentadora, peligrosa. Un jaque mate a lo racional capaz de torpedear la línea de flotación de cualquier conciencia tranquila… estaba claro que ya no podría dormir tranquilo. Sudor frío y color rojo en el calendario ante una de las citas más emocionantes de los últimos años. Nervios y ganas de adolescente por emprender uno de esos viajes que difícilmente se olvida.

Bien por el enclave de California con su entorno idílico de costas, desiertos, y carreteras infinitas, bien por la lista de vehículos disponibles, el caso es que me moría de ganas de llegar y “degustar” todo lo que nuestro anfitrión nos tenía preparado. Gota a gota, sutilmente me iban llegando avances y detalles de quienes y qué nos esperaba… algo que aumentaba mi estado de ansiedad. El motivo no era otro que presentar al mundo y a aquellos medios, VIPs, Youtubers, Influencers y demás personajes que poblamos el maravilloso mundo del motor, su última diabólica creación: un neumático que aporta unas prestaciones elevadísimas pero que además tiene un desgaste de lo más contenido. Una evolución del ya conocido Michelin Pilot Super Sport y que muchos pensábamos que iba a ser difícil de superar. Bendito banco de pruebas para salir de dudas! Gracias.

Finalmente todo llega. Nos encontramos muy temprano en el Aeropuerto un grupo de periodistas de diferentes medios nacionales, el responsable de prensa de Michelin España, un conocido actor español y un servidor rumbo a Los Ángeles. Dos vuelos, casi 16 horas con los tiempos de conexión, VIP Lounges varios y alguna que otra carrera por las terminales de Heathrow. Al final, las ruedas del Airbus tocan suelo y nos lanzamos a la aventura.

El primer día es de adaptación y transcurre en la ciudad de Los Ángeles. Fascinado por un universo de Pick Ups gigantes y casitas bajas, llegamos al hotel donde nos acomodamos y recibimos una explicación del programa que disfrutaremos los tres próximos días. Una vez instalado y antes de cenar, en grupo exploramos los alrededores del hotel: Venice Beach y alguna tienda de esas con pedigree en el mundillo del Custom y los preparadores de motocicletas. Un entorno donde se hace imposible no identificar algún rincón visto en más de una película o serie. Con el peso de las horas del vuelo y el Jet Lag, y tras degustar un poco de comida tradicional, caigo rendido en la cama. Al día siguiente nos espera el traslado a Palm Springs, centro de operaciones de todo el lanzamiento de Michelin.

Madrugón y un buen desayuno al más puro estilo Yankee, todo sea para reponer fuerzas ante las horas por carretera hasta Palm Springs, un privilegiado enclave cerca del desierto. Mientras adelantábamos a los icónicos Peterbil y alguna que otra camioneta Custom iba imaginando cómo iba a disfrutar conduciendo por las carreteras del desierto de Yoshua Tree y qué sensación iba a tener en el circuito, tiempo para echar a volar la imaginación rodeado de kilómetros desiertos manchados por algún poblado aislado y unas montañas nevadas a lo lejos. La verdad es que el concepto del espacio y la distancia en Estados Unidos adquiere una dimensión diferente a lo que estamos aquí acostumbrados.

Tras cruzar Palm Springs y sus grandes avenidas llegamos a lo alto de una colina donde se hallaba nuestro hotel. Un espectacular complejo desde el que se divisaba todo el valle y se perdía la vista hacia el infinito sería el centro de operaciones de Michelin para todo el acto de Welcome y presentaciones. Para un mortal como yo resulta sorprendente cruzarte con pilotos de la talla de Alan McNish, The Stig o compartir ascensor y cena con el actor Keanu Reeves, pero esto es América, todo es posible y de la mano de Michelin, aún más. Recepción, Check-In, agenda y una ducha rápida. La gala de apertura del evento nos aguardaba en el jardín central del Hotel.

En esta gala Michelin dejaba entrever sus intenciones. Había puesto toda la carne en el asador para el lanzamiento de sus Pilot Sport 4S: Lexus LFA, McLaren P1, Ferrari GTC4 Lusso, Singer Porsche, Koenigsegg Agera y un retrospectivo de sus neumáticos de altas prestaciones completaban un escenario más propio de una gala de Hollywood que de un evento de motor. Las estrellas no faltaban y fue a cargo de ellas y de los responsables de Marketing y Comunicación de la Marca quienes nos ofrecieron una charla de bienvenida y permitieron entender el por qué de sus diferentes relaciones con Michelin. Desde Stig a Alan McNish, pasando por el responsable de Aston Motorsport, cada uno nos explicaba cuán positiva había sido y estaba siendo su relación y desarrollo de sus proyectos de la mano de Michelin. Una charla interesante que nos adentraba en un universo de motociclismo, ingeniería, gastronomía, seguridad y lifestyle. Un entorno que explicaba el concepto de la marca y su obsesión por la perfección y mejora de sus productos, cristalizando en el nuevo Michelin Pilot Sport 4S los últimos avances en seguridad, confort y agarre. La mejor antesala para lo que podríamos probar al día siguiente por carretera y en el circuito, así que de nuevo a dormir y a esperar impacientes el amanecer y las esperadas pruebas dinámicas de los vehículos.

Amanece pronto, hace frío y todos ya en el desayuno estamos ansiosos por partir a un punto indeterminado del desierto donde una selección de fantásticos deportivos y un par de patrullas “Highway Patrol” nos esperaban para escoltarnos a velocidades de cárcel a lo largo de kilómetros de desierto. Nos asignan los coches, preparan las cámaras, nos presentan a los policías y nos hacen un brief de cómo debíamos circular entre ambas patrullas y cómo se iban a suceder las rotaciones de vehículos. No me lo podía creer! Íbamos a cruzar el desierto y las sinuosas carreteras de Yoshua Tree probando a fondo los nuevos neumáticos de Michelin. A mí me tocó un C63 AMG Coupé y un Ferrari California T, me quedo con el primero y arrancamos.

A medida que voy conduciendo, comento con mi copiloto lo increíble del paisaje, de los pueblos y pintorescos enclaves que íbamos cruzando. Polvo, matorrales, baches y desfiladeros. Nos acercamos a Yoshua Tree, hasta ahora la sensación de los neumáticos es de agarre y silencio en la rodadura. Yo en mi coche llevo los predecesores, y aunque aportan un buen agarre son más “ruidosos” que los 4S… algo que los que tenemos deportivos agradecemos en viajes donde combinamos autopistas o vías rápidas y no nos apetece subir el volumen de la radio. La suavidad es otro punto mejorado… no se porqué pero rueda mejor.

Entramos en el desierto. Hacemos una parada y aprovechamos para cambiar de coche. Un impoluto ranger en mangas de camisa sin alguna arruga en su traje de servicio nos estrecha la mano. Pelo rapado, sombrero y metro noventa nos explica lo feliz y tranquilo que vive en ese desierto de Estados Unidos .. Y nos puntualiza que así quiere que siga siendo. Entendido señor! Arrancamos y emprendemos el cruce del desierto.. Curvas, subidas, bajadas en un entorno lunar y rocoso donde sólo habita un tipo de árbol, el que da el nombre al parque y a uno de los LP más famosos de U2.. Una nueva parada y último cambio para completar el tramo que nos dejaría en el circuito.

Tras cruzar la barrera de acceso, una imponente representación los modelos de ensueño de cualquier aficionado al automovilismo aparece ante nosotros. Paramos, nos frotamos los ojos y, sí, eran de verdad. McLaren P1, Porsche 918 Spyder, Carrera GT, GT4, Aston Martin Vulcan, One77 etc… lo suficiente para un infarto, sin duda.

Nos dirigimos desorientados al Village, moviendo la cabeza de lado a lado y quedando atónitos ante la cantidad de súper deportivos presentes en el recinto. No daba crédito.. De verdad. Nunca he visto nada igual… Trago saliva, aprieto los dientes y camino para adelante. Entramos en la sala Hospitality y comemos algo, he de reponer fuerzas para lo que nos espera: pruebas dinámicos, circuito de habilidad y explicación técnica de producto. Empezamos!

La primera prueba tendría lugar en el Circuito largo a los mandos de varios BMW M calzados con las nuevas Michelin Pilot Sport 4S, escojo un M3 y por eso de lo romántico en cambio manual … qué tendrá ese pedal de la izquierda que tanto me gusta?? Arrancamos, gomas calientes y temperatura de asfalto ideal. Presiones comprobadas y liebre en pista.. A fondo que se nos acaba! Primera vuelta de toma de contacto y pulsaciones subiendo.. Afinando trazadas y curva a curva más gas y mejores frenadas. Me sorprendo por la parabólica de izquierda con el pie abajo y a una velocidad de vértigo y ningún extraño o síntoma de fatiga del neumático.. Esto con mis Pilot SuperSport en el GT2 no lo siento. Me gusta y sigo apretando.. Unas cuantas vueltas de vértigo, apoyos y saltos en piano me demuestran que estoy ante un neumático muy muy mejorado. Toca parar y cambiar de circuito, no sin antes comentar y coincidir con mis compañeros las sensaciones.

Una entrevista, un poquito de agua y de nuevo al volante. Un circuito de habilidad, mixto seco/mojado y un test de frenada pondrían a prueba los nuevos neumáticos frente a otro vehículo idéntico montado con otros neumáticos de la competencia. Vuelta de reconocimiento y adaptación y allá vamos, alguna cruzada y finalmente un buen crono.. Mejorando el conseguido con el vehículo equipado con otras gomas.

Realmente mi conducción fue la misma, tratando de ir a la misma velocidad y mantener la misma trazada con ambos coches, pero … simplemente los Michelin me lo ponían más fácil. Fin de la cita.

Paramos para descansar, cargar móviles, cumplir en RRSS y empezamos una charla con todo el Staff de desarrollo del neumático . Desde el jefe de diseño, pasando por el de desarrollo de materiales y varios ingenieros y pilotos probadores nos enseñan las diferentes partes del neumático, su desarrollo y los porqués. Nos dejan claro cuáles han sido los modelos de competición de los que deriva directamente y nos muestran partes de los mismos para que veamos que así es .. Tecnología que deriva 100% de la competición, donde Michelin viene siendo líder indiscutible en importantísimos Campeonatos.

Pasado esto y con todos los asistentes allí presentes, empezaba la ronda de Hot Laps y la Gala de Cierre . Estábamos de todas las partes del mundo y había muchas caras conocidas de Youtubers/influencers de UK, Japón, USA etc… , todos entusiasmados con la gran experiencia que gracias a Michelin habíamos podido vivir. Muchos contactos y oportunidad de lujo para hablar de nuestra querida Six y Sixters a todos ellos..quedándome sorprendido al ver que varios de ellos nos conocen y siguen en redes nuestras peripecias por la península, todo un orgullo. 🙂

Concluida la Gala nos vamos a dormir y a soñar con todo lo vivido, al día siguiente un paseo por Santa Mónica y su icónico puerto pondría final a un viaje inolvidable.

Desde 6to6 Motor me gustaría agradecer a Michelin por la apuesta y confianza mostrada al hacernos partícipes de tan especial lanzamiento.

Nos vemos en las Rutas!!!