Mercedes-AMG combina su modelo tope de gama, un dechado de tecnología procedente del automovilismo deportivo, con la sensación de libertad de la conducción a cielo abierto, y corona así su gama de modelos deportivos descapotables. Una combinación que eleva la categoría aún más. Eso sí, limitada a 750 ejemplares en el mundo.

El nuevo AMG GT R Roadster, con un consumo de combustible en el ciclo mixto de 12,4l/100 km y emisiones de CO2 en el ciclo mixto de 284g/km1, se mueve igual de bien en los circuitos de competición, en la ciudad o en carreteras secundarias. El motor V8 biturbo de 430kW (585CV), la suspensión con resortes ajustables, la dirección activa del eje trasero, los componentes aerodinámicos activos y la inteligente construcción ligera constituyen la base de un comportamiento de marcha extremadamente dinámico.

Al igual que los demás modelos roadster, el AMG GT R descapotable cuenta con una capota de lona de tres capas con accionamiento automático y una estructura ligera de aluminio, magnesio y acero. El ocho cilindros despliega su potencia con brío en cualquier margen de número de revoluciones, en combinación con alta eficiencia. La aceleración de 0 a 100 km/h se completa en 3,6 segundos. Su potente propulsor catapulta al roadster hasta una velocidad máxima de 317 km/h.

En los bajos del vehículo, por delante del motor y prácticamente oculto, se ha integrado un perfil aerodinámico activo. Con ello se modifica de forma patente la corriente de aire y se genera el llamado efecto Venturi, que hace que el vehículo se ciña más aún a la calzada. Esta medida reduce en unos 40 kilogramos las fuerzas ascensionales en el eje delantero al circular a una velocidad de 250 km/h. El perfil aerodinámico recupera automáticamente su posición inicial una vez que la velocidad desciende por debajo de un valor umbral.

Con el AMG GT R Roadster se introduce una nueva tonalidad exclusiva, disponible también para el AMG GT R. La elegante pintura mate designo gris grafito magno amplía la escala de colores a un total de 14.

El conductor se integra perfectamente en su puesto de pilotaje. Como quien viste un traje confeccionado a medida, el conductor se siente indisolublemente ligado al roadster. Una placa con la inscripción «1 of 750» en la consola central alude a la edición limitada de este modelo.