> El Mercedes-AMG GT Coupé 4 Puertas fue presentado durante el pasado Salón Internacional de Ginebra y se convirtió en uno de los protagonistas de la feria más importante en Europa.

> El bloque V8 biturbo de 4,0 litros rinde 639 CV y acelera de cero a cien en tan solo 3,2 segundos, prestaciones dignas de un superdeportivo de altos vuelos.

El imponente dinamismo del GT deportivo de dos puertas de AMG con la idoneidad para la conducción diaria de las berlinas de Mercedes. Esta es, en esencia, la fórmula que ha dado lugar al nuevo AMG GT Coupé de 4 puertas, un modelo que encarna de la forma más expresiva y emocionante el término ‘Driving Performance‘ que representa a la firma de Affalterbach.

Más espacio, más versatilidad, más potencia, en definitiva, más adrenalina. El nuevo Mercedes-AMG GT de 4 puertas promete una experiencia de conducción inédita y depara vivencias únicas entre los grandes GT actuales. Más allá de las prestaciones, la nueva criatura de AMG ofrece una silueta llamativa de proporciones clásicas que permite adscribir a simple vista el GT Coupé de 4 puertas al mismo género que su homólogo de dos puertas.

El expresivo diseño con capó bajo, frontal dominante y líneas musculosas permite visualizar los genes deportivos de este Gran Tursimo altamente refinado y desgarradoramente deportivo. El nuevo miembro del clan AMG, mostrado en primicia en el Salón de Ginebra, desarrollado con total autonomía de Mercedes, establece nuevos estándares en eficacia dinámica y rendimiento mecánico para disputar el trono de la categoría a rivales consagrados como el Porsche Panamera, el Maserati Quattroporte, el Aston Martin Rapide, el Audi A7 Sportback o el futuro BMW Serie 8.

 

A nivel estético, recoge el legado de diseño de los célebres modelos AMG GT, con un cuerpo vigoroso que transmite dinamismo y poderío. Las formas sensuales con superficies convexas confieren una elegancia intemporal al GT de 4 puertas, mientras que su silueta fluida con el habitáculo bajo manifiesta su orientación deportiva. Los esbeltos faros MULTIBEAM LED, la calandra del radiador específica de AMG, el «morro de tiburón» y el faldón delantero otorgan al modelo más reciente de Affalterbach la típica presencia de un AMG GT. Igualmente, las ventanillas sin marco y un parabrisas plano y muy tendido son elementos clásicos del diseño de cupé. La fila de asientos adicional en la parte trasera y sus nuevas puertas posteriores no repercuten negativamente en su silueta. Al contrario, los laterales entallados y los anchos hombros visualizan el talante atlético y deportivo del vehículo, acentuado todavía más por los prominentes pasos de rueda traseros.

Los dos modelos de ocho cilindros se distinguen por las tres lamas horizontales en las tomas de aire laterales, el perfil Jet-Wing con adorno en silver shadow, el llamativo difusor en la zaga y el sistema de escape de doble flujo con embellecedores trapezoidales. En cambio, la variante de seis cilindros dispone de una lama en cada toma de aire, embellecedores de la escape doble redondos y un difusor trasero menos pronunciado.

El primer modelo AMG GT de cuatro puertas propone un habitáculo que no solo se distingue por su aspecto elegante y moderno, sino también por su elevado confort para cuatro o cinco ocupantes. El volumen del maletero es de 395 litros y si se abaten los respaldos traseros, asciende a 1.324 litros. La amplia abertura del espacio de carga, de tipo portón, facilita la carga y descarga y genera una pregunta obvia: ¿porqué lo llaman cupé de 4 puertas si en realidad tiene 5…?

¿Y bajo el capó? Pues un fascinante motor AMG V8 biturbo de 4,0 litros sobrealimentado con una potencia incrementada nuevamente para el 63 S 4MATIC+ hasta los 639 CV con un par máximo de 900 Nm, disponible de 2.500 a 4.500 rpm, lo que le permite desplegar unas soberbias prestaciones, al nivel de un superdeportivo. Transmite una sensación absoluta de poderío en cualquier régimen de revoluciones con una brutal aceleración de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y una velocidad máxima de 315 km/h. Su consumo en el ciclo combinado es de 11,0 l/100 km y las emisiones de CO2 en el ciclo mixto de 252 g/km.