Mercedes-AMG no han faltado al Festival de la Velocidad de Goodwood, un evento que atrae cada vez más la mirada de los curiosos con una interesante combinación de exposición y competición subiendo una colina. Las marcas aprovechan la ocasión para hacer debutar vehículos, exponer novedades y homenajear a sus clásicos en Goodwood y, Mercedes, lo ha hecho todo.

En primer lugar, y como principal novedad, la firma de la estrella ha mostrado, de modo estático, el Mercedes-AMG Project One, un hiperdeportivo que utiliza tecnología procedente directamente de la Fórmula 1, que promete unas prestaciones increíbles y que debería llegar el año que viene. Aunque solo se le ha visto rodar en vídeos, conducido por Lewis Hamilton, por ejemplo, los curiosos no han podido evitar sacar multitud de imágenes del increíble modelo que está por llegar.

Más allá del Project One, el Mercedes-AMG GT 63 S si se ha enfrentado a la colina con Adam Christodoulou a los mandos. Valtteri Bottas, actual piloto de Fórmula 1, la ha subido con el monoplaza W07 Hybrid 2016. También se han medido con la subida el Mercedes-AMG GT R y el AMG S 63 Cabriolet.

Más allá de modelos actuales, Mercedes llegó con el clásico 300 SLR de 1955 y con el CLK LM de 1998, además de con ‘Flechas de Plata’ de 1934 y 1954. También se enfrentó a la colina el T80, un vehículo que diseño en su momento Ferdinand Porsche de más de 3.000 CV.

En el stand de Mercedes se expusieron los SUV Mercedes-AMG G 63 y GLC 63, además de los nuevos Clase A y Clase C. Los clientes han podido disfrutar de servicios exclusivos.