Noticias

ISAAC TUTUMLU, GASOLINA EN VENA

By 23 octubre, 2017 No Comments

El piloto barcelonés Isaac Tutumlu ya es un conocido para los Sixters pero nunca había ejercido como Piloto Zero en alguna de nuestras rutas. Ahora vive en Dubái pero todavía juega pachangas de fútbol, su otra pasión, con sus amigos de Barcelona mientras ejerce como representante de algún jugador de élite. Este piloto de GT y actual embajador de Audi Middle East y Audi Dubai se subió al volante de un Audi RS6 Performance para vivir una experiencia memorable y conocer, de rebote, el comportamiento del nuevo Audi RS5, un coche que le ha robado el corazón. Entrevistamos a este amante de la velocidad durante la pasada jornada RUTA 6TO6 EMPORDÀ.

 

 

¿Tu pasión por la competición viene de familia?

En mi familia no hay nadie que se dedique pero empecé de niño, con dos años. Lo llevaba dentro, me corre gasolina por las venas y no sangre. Pero no, no es como sucede en muchos otros casos de pilotos. Siempre he jugado con coches o motos hasta que me llevaron a un karting en Cardedeu y desde ese día no me he bajado. A los cinco me subí al primer kart de competición y fui subiendo pero mi familia no quería que me lo tomara en serio por el peligro que suponía pero también el coste económico.

¿Cómo supero la barrera que supusieron sus padres?

A los 16 me lo empecé a manejar yo, trabajando en el almacén de mi abuelo, de DJ, de entrenador de fútbol y mil curros más para poder destinar todo ese dinero a las carreras. Con 21 años me surgió la oportunidad de correr en la Mitjet Series, un campeonato de prototipos con motor de motos y de ahí a las copas monomarca hasta el GT Open y la Blancpain GT Series Endurance Cup.

¿Qué temporada recuerdas con más cariño?

He tenido varios momentos muy bonitos y carreras míticas en las que quería competir. Una de ellas, la que más recuerdo, son las 24 Horas de Daytona. Estaba a punto de ganar pero rompió el motor. Estar allí, disfrutar de un evento americano y su ambiente fue un sueño hecho realidad. Correr en Mónaco era otro de mis retos personales y lo conseguí como telonero de la Fórmula 1 con la Porsche Supercup. Pasar por delante del Casino a 110 por hora. Cosas que quedan marcadas para el resto de la vida. El próximo sueño son las 24 Horas de Le Mans. Si lo consigo estaré, casi, con todas las metas.

Jubilarse seguro que no…

No, seguro. Me jubilaré el día que muera, espero que no sea en un circuito. Pero nunca voy a dejar el motor, de un modo u otro.

Hablando de este tema peliagudo ¿Cómo lo lleva la familia?

Mal. Por ejemplo, yo quiero que mi hijo, si quiere, corra en coches pero no seré el típico padre que los fuerza a competir en karts y mi mujer dice que no, que es demasiado peligroso. Lo piensas y claro que comporta riesgos, en los karts el chasis es tu cuerpo y como padre seguro que prefieres que se dedique al fútbol, al golf, al tenis…pero bueno, yo supe manejármelo para seguir corriendo a pesar de que mi familia no me dio todo el apoyo. Ellos ahora están contentos.

¿Más relajados?

Por curioso que parezca mi padre lo está menos. De joven no era tan reacio pero desde hace 15 años tenemos mayor contacto y me comenta: “Isaac te casas una semana después de la carrera ¿Por qué tienes que correr?” Yo simplemente respondo que me puede pasar cualquier cosa por la calle, un atropello.

¿Te sientes más seguro en la competición que en la calle?

Cuando eres piloto y has tenido accidentes graves como yo te das cuenta que se corren más riesgos que practicando el “sofaball” (quedarse en el sofá de casa) pero que las medidas de seguridad son altísimas. Claro que puede pasar pero es mucho más probable que tengas un accidente yendo a ver el Barça en una scoopy que en una carrera.

 

¿Si no fueras piloto?

Jugador de fútbol, es mi otra pasión y sigo practicándola. Tenis también practiqué pero el fútbol es mi pasión y también soy representante de jugadores. Siempre he hecho mucho deporte y siempre intentando ser lo mejor posible porque soy muy competitivo. Esquí, golf, tenis, raquet, pádel, correr, gimnasio, bici…

¿Ahora qué haces para prepararte?

Sobre todo mucho cardio y gimnasio. El raquet va muy bien para los reflejos y la bici desde que estoy en Dubái es imposible pero voy a esquiar siempre que puedo.

¿Mentalmente tienes alguna preparación?

Antes solía prepararme mucho pero ha llegado un punto que pienso que así te comes la cabeza. Sencillamente debes llegar sabiendo lo que tienes que hacer, tranquilo y saber que tienes la capacidad personal y el equipo para estar delante. El positivismo hace que el coche vaya más rápido así que sobre todo eso, ser positivo.

¿Qué valoras más en un piloto?

Como en todos los deportes pilotos buenos hay muchísimos pero con la sangre fría para saber qué hacer en el momento justo. Eso diferencia a un campeón de un piloto muy bueno.

¿y para un conductor de calle?

Mi mujer dice que soy muy buen piloto pero muy mal conductor porque soy muy agresivo. Un buen conductor es el que respeta las normas y  no toma riesgos innecesarios el que sabe cuando puede correr un poco más y cuando no, aquel que disfruta del coche sin tener que ir al límite.

¿Qué te ha parecido tu primera vez como Piloto Zero de 6to6 Motor?

¡Ha sido la primera y la voy a recordar siempre porque nunca había visto un Ferrari o un Porsche circulando por una trialera de moto de enduro! Son cosas del directo, tomas la decisión de ir por una ruta por Google Maps y acabas en un tramo offroad. De todos modos me ha sorprendido la reacción de los Sixters que estuvieron muy tranquilos, ayudando, colaborando y pasándolo bien. Es gente que viene a disfrutar y tras lo de hoy queda demostrado que vienen a pasarlo bien sea como sea.

¿Qué tal el Audi RS6?

Es un coche que ya lo tuve en 2016, con un par motor increíble gracias al V8 biturbo pero me he quedado enamorado del Audi RS5. Es espectacular su comportamiento, su paso por curva, la frenada, el cambio mediante la leva y el agarre… Lo ves desde fuera y no parece tan agresivo  pero al conducirlo compruebas que Audi, pluricampeón en resistencia, transmite ese background a los vehículos de producción.