Noticias

Hublot Big Bang Ferrari, almas acompasadas

By 18 octubre, 2017 No Comments

> Hublot actualiza su modelo Big Bang Ferrari, un icono que materializa la filosofía de ambas marcas en un cronógrafo.

> Su nueva arquitectura busca el máximo equilibrio entre funcionalidad y diseño innovador.

En 2011 arrancó una colaboración que bien podría ser cuestión del destino. El fabricante de superdeportivos más icónico del planeta, Ferrari, abría las puertas de su centro de diseño a la marca de relojes Hublot para trabajar codo con codo en un cronógrafo que superara los límites de lo emblemático. Edición tras edición estos trabajos consiguen captar la emoción de ambas marcas en un producto final que combina a la perfección la vanguardia del relojero con la tradición del Cavallino Rampante. Sofisticación, funcionalidad y deportividad junto a la innovación y excelencia que caracterizan a ambas firmas se conjuran en un nuevo modelo único, el Hublot Big Bang Ferrari.

Salta a la vista los toques de diseño que aporta el fabricante de coches de ensueño. En cada minúsculo detalle se puede apreciar la aportación de Ferrari gracias al trabajo conciso de los micromecánicos, ingenieros y relojeros de Hublot. El contador de minutos y la ventanilla de la fecha se asemejan a un velocímetro en las 3 horas imitando el tacómetro al estilo Ferrari. En el lado opuesto aparece un discreto cavallino en las 6 horas y el secundero luce simulando un extractor de aire en las 9 horas. Como si de un motor V12 se tratara, la maquinaria queda a la vista prometiendo la fiabilidad y pasión que nos dan esos 800 CV del Ferrari 812 Superfast.

La caja que recoge esa prodigiosa esfera ha sido rediseñada para transmitir harmonía entre volúmenes y funcionalidad. Los seis tornillos muestran muescas avellandas para protegerlos e imitar a una unidad de control integrada. El perfil cuenta su propia historia de competición, velocidad y emociones fuertes con una simple línea roja que recuerda a la ranura de la parte trasera del LaFerrari. Otro detalle curioso es la forma de la corona del nuevo Hublot Big Bang Ferrari, que se inspira en el TPE (Turbo Performance Engineer) del centro del salpicadero de uno de los modelos italianos.  Su correa de alcántara sobre caucho negro y la fina costura roja al estilo de la tapicería de Ferrari demuestra la perfecta sincronía entre estilos. La construcción de sándwich vuelve a ser el recurso, ya emblemático, de un reloj que va blasonado con el nombre Ferrari en letras rojas, ¿No podía ser de otro modo cierto?

Esta edición limitada cuenta con 1000 ejemplares para el diámetro de 45 mm disponible en titanio, 500 unidades para el  King Gold y carbono unidireccional (500 ejemplares más). Su movimiento Unico, desarrollado exclusivamente por Hublot, integra un cronógrafo flyback con una rueda de columnas posicionada en el lado de la esfera.

Un sistema que no dará lugar a excusas, Sixters… ¡ya no podréis llegar nunca tarde!