Un año más la temporada Sixter termina con el “6to6 Europe Tour”, el evento que mejor representa la filosofía Sixter y en el que los participantes disfrutaron de ocho días inolvidables recorriendo y viviendo experiencias únicas a lo largo de los tramos, ciudades y circuitos que componían el recorrido desde Barcelona hasta Budapest.  La Ruta era de lo más sugerente  … Barcelona, Carcassonne, Mónaco, Portofino, Venecia, Berchtesgaden, Bratislava y Budapest.

48 coches y 80 Sixters se dieron cita en Barcelona para iniciar el que ha sido el mejor Europe Tour de la historia de 6to6 Motor.

La Ruta de las Grandes Rutas volvió a ser todo un éxito tanto de participación como de organización, reforzando el espíritu y vínculo Sixter entre los participantes a la vez que les despertaba el deseo por nuevas rutas, tours y experiencias de este tipo.

El “6to6 Europe Tour” representa esa idea idílica por la cual muchos compran un superdeportivo. Una propuesta renovada del concepto vintage automovilístico en el que se vive cada kilómetro y donde un conjunto de experiencias encuentran en el coche el medio para desarrollarse. Cada edición se compone de un conjunto de actividades que se suceden a través de las diferentes jornadas que componen el Tour, y donde los participantes disfrutan, dentro de un entorno automovilístico, de propuestas únicas y sorprendentes.

En esta edición 2018 ha destacado por la Comunidad y familia que han formado los participantes, formándose un ecosistema divertido y elegante, donde el respeto y el comportamiento de los Sixters fue ejemplar. Una familia que ha sabido disfrutar unida de esta gran experiencia.

Tras recoger las opiniones y sugerencias de los Sixters en el Tour 2017 y a lo largo de toda la temporada de Rutas Nacionales, la organización diseñó una nueva edición basada en los pilares de conducción, calidad de programa y fomento de los valores que definen el Carácter Sixter. Carreteras, circuitos, actividades, restaurantes, hoteles…. Todo ha sido trabajado y estudiado al detalle para garantizar la mejor experiencia al participante.

Ya en el Barcelona Motordays, el Festival del motor de Barcelona, quedaron patentes las ganas con las que venían los Sixters participantes, el 80% de los cuales repetían, por agarrar de nuevo sus coches y lanzarse a la aventura épica que supone un Europe Tour. El ambiente familiar y amistoso creado en el Mercedes-AMG Vip Village, rodeado por los casi 50 súperdeportivos que después cruzaron Europa, ya no se perdió en toda la travesía y los Sixters demostraron que tenían muchas ganas por volver a salir a la aventura y a descubrir nuevos lugares por los que pasear con sus vehículos, compartir buenos momentos con el resto de los Sixters o disfrutar, simplemente, de paisajes espectaculares.

El domingo, tras una jornada festiva y de reencuentro y una noche en el Hotel W de Barcelona, los Sixters arrancaron motores e iniciaron un viaje emocionante. El reputado periodista Josep Lluís Merlos amenizó la salida con sus expertos comentarios de cada uno de los coches, entrevistando uno por uno a los protagonistas. Fue entonces cuando se vio la emoción y las ganas que todos tenían de disfrutar de las rutas y actividades que les aguardaban.

Dejando atrás la Plaça Rosa dels Vents, punto de salida del 6to6 Europe Tour 2018, la primera ruta llevó a los Sixters hasta la Seu d’Urgell pasando por carreteras puramente de montaña con muchas curvas. Tras un tramo de conducción con paisajes espectaculares, los participantes llegaron al Aeropuerto de Andorra-La Seu, donde una recta larguísima aguardaba para que, tras horas de conducción responsable, los Sixters dieran rienda suelta a sus emociones. La organización preparó una actividad con un montaje seguro, cronómetro oficial y semáforo para disfrutar de la aceleración que prometen los motores de los súperdeportivos. Junto a la recta, los participantes pudieron comer en un entorno idílico rodeado de montañas aún nevadas. El ambiente era increíble y los Sixters se lo pasaron en grande, y eso que el Europe Tour no había hecho nada más que empezar.

Una vez terminada la acción en el Aeropuerto de Andorra-La Seu, los Sixters volvieron a ponerse al volante dirección a Carcassonne, descubriendo una zona desconocida para muchos de ellos, cruzando los Pirineos por puertos de montaña famosos por albergar etapas ciclistas, como el Col de Pailheres. Los paisajes eran simplemente espectaculares…. y qué decir de las curvas y pasos en altura. Este tramo puso la piel de gallina a más de uno, una antesala de lo que el Tour les deparaba.

Ya en Carcassonne, los Sixters aparcaron sus vehículos en la zona exterior de la muralla. Simplemente había que ver sus caras para darse cuenta de lo mucho que habían disfrutado esos últimos kilómetros. Buen humor, risas e historietas al volante llenaron este momento antes de entrar a “ La Cité”. La organización consiguió el permiso para entrar en la muralla, acceder a “La Cité” y poder hacer resonar los motores por las calles y casas empedradas de esta ciudad medieval. Una increíble fila de coches llenaron estas calles centenarias hasta aparcar en la plaza junto al “Hotel de la Cité”. Allí un restaurante galardonado con una estrella Michelin esperaba a los participantes. Tras disfrutar de un aperitivo exquisito en el jardín, con las murallas de fondo, y la cena dentro del hotel, los Sixters se iban a dormir deseosos de despertar y volver a arrancar motores rumbo a Paul Ricard.

Amanecía y los Sixters se subían en sus coches para dejar Carcassonne y sus murallas con el punto de mira puesto en la ciudad de Mónaco. El plato fuerte del día era la visita al Circuito Paul Ricard, uno de los trazados más míticos de Francia y prácticamente un resort del automovilismo. Ni siquiera la lluvia persistente durante la ruta y en el circuito afectó a los Sixters, que solo querían entrar y recorrer el legendario trazado francés. Tras la precaución mostrada durante la ruta, los participantes se enfrentaron al reto que supone conducir sobre mojado con tanta caballería. Pese a las condiciones, los Sixters mostraron su maña al volante y, pese a que hubo alguna que otra cruzada, nada pudo con las ganas de los participantes de exprimir la oportunidad de pasar unas horas inolvidables en el trazado.

A medida que los Sixters terminaban de dar vueltas en el Circuito Paul Ricard, fueron partiendo hacia Mónaco, donde esperaba el majestuoso “Hotel Hermitage Montecarlo”, situado en la zona próxima al Casino. Si la ciudad ya rebosa clase y distinción en su estado normal, la Mónaco que disfrutaron los Sixters fue aún mejor, ya que el día anterior se había celebrado el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 y el ‘Gran Circo’ aún no había abandonado la ciudad. Al llegar, los participantes descubrieron una urbe llena de gente, abarrotada de súperdeportivos y llena de vida. En Mónaco se unió, además, un nuevo Sixter con su Pagani Huayra BC. Como no podía ser de otro modo, la organización reservó para cenar en el Sass Café, un local muy conocido en la ciudad donde es tradición terminar la cena bailando encima de la mesa… literalmente. Los Sixters no quisieron romper esta tradición y lo que se esperaba que fuera una cena tranquila se acabó convirtiendo en una locura desenfrenada que se alargó hasta bien entrada la noche.

La tercera jornada prometía mucho, un mix de conducción y glamour que comenzaría con los tramos míticos del Rally de Montecarlo y acabaría navegando por la costa de Portofino. Todo un lujo para los sentidos tras dos días de conducción frenéticos. Antes de eso, y como hemos comentado, una ruta inolvidable por algunos de los tramos más icónicos del Rally de Montecarlo combinaba la emoción de sus cornisas peraltadas con unos paisajes realmente increíbles. L’escarenne, Sospel, La Bolene, Moulinet, Col de Braus, Turini… Cada uno de estos pueblos y tramos ha escrito páginas memorables en la historia del automovilismo, y los Sixters estaban allí para revivirlos.

Los Sixters, entusiasmados, disfrutaron de cada metro recorrido por la zona y solo pararon a hacer un ‘brunch’ en el centro de Moulinet, con los coches aparcados en la Plaza del Ayuntamiento. Tras este avituallamiento volvieron a arrancar con la vista puesta en Portofino, la siguiente parada, una pequeña población italiana que es una perla de la Costa Azul y donde personajes ilustres del mundo de la moda, cine y mandatarios internacionales tienen mansiones.

Tras un par de horitas de conducción por una de las rutas clásicas de 6to6 Europe Tour, la autopista de túneles que lleva de Niza a Génova, los Sixters llegaron al hotel y completaron una foto excepcional con todos los superdeportivos aparcados en la zona exterior. Un momento de relax,  check-inn y de nuevo al lío. Nueve embarcaciones esperaban al grupo para ofrecer una actividad de navegación y lifestyle a lo largo de la costa portofinesa durante la tarde. Un buen chapuzón en aguas cristalinas, unas copas y un aperitivo abordo serían los ingredientes de una tarde maravillosa en esta costa.  Además, para los más atrevidos estaba la posibilidad de contemplar el Cristo del abismo, situado a 15 metros de profundidad delante de la abadía de San Fruttuoso. Sin duda, uno de esos momento del Tour que será recordado por muchos y que al igual que otros años en Sirmione, lago Maggiore y lago di Garda permitió seguir disfrutando de momentos en grupo que marcaron el carácter Sixter y familiar de este Europe Tour. El día se cerró con una cena típica italiana de pescado y pasta antes de que los participantes, rendidos, pero con ganas de más, se fueran a dormir.

Tras disfrutar de lo lindo en Portofino, los Sixters se pusieron en marcha para llegar hasta Venecia, donde los casi 50 súperdportivos no iban a pasar desapercibidos en una ciudad tan poco dada al tráfico de vehículos. La ruta previa avanzó por carreteras reviradas donde los Sixters disfrutaron del espíritu de conducción que dominó todo el Europe Tour. Antes de llegar a Venecia, los Sixters pudieron visitar el espectacular Museo Panini de Maserati en Modena para descubrir la historia de uno de los fabricantes legendarios del país. Allí, además de poder ver coches clásicos, modernos y monoplazas, pudieron degustar una selección de los mejores quesos, embutidos y pastas del lugar .

Ya en Venecia les esperaba el Hotel Danieli, un espacio icónico de la ciudad y protagonista de muchas películas memorables. Un hotel de ensueño donde los Sixters pudieron embriagarse de toda el esplendor Veneciano clásico.  Sería en esta noche donde tendría lugar una de las cenas más pintorescas del Tour, una Mascarade Party en la isla de Murano ofrecida por Valmont Cosmetics con motivo de su nueva colección de perfumería ‘Storie Veneziane’, inspirada en los aromas de la Venecia más clásica.

Para esta cena – fiesta, los Sixters navegaron hasta la isla de Murano, donde cenaron en el taller de un maestro soplador de vidrio. En un espacio tremendamente singular el grupo pudo vivir en primera persona todo el proceso de fundición del mineral, soplado y modelado de la pieza de mano de uno de los artesanos y artistas con más reputación de la Isla. Es realmente impactante conocer los detalles de temperatura, horas y fragilidad de todo el proceso… maestría, dedicación y caro para acabar cada una de estas piezas únicas. Tal y como habíamos comentado, tras el cockatail de bienvenida y la explicación del artista los Sixters pasaron a cenar en las dependencias del taller, perfectamente acondicionado para la ocasión. Una noche de ensueño en una de las ciudades más hermosas y con más magia de Italia.

Por la mañana, tras desayunar en una de las terrazas con más encanto y mejores vistas de la ciudad, la del mismo Hotel Danielli, los Sixters arrancaron y enfilaron la ruta que les llevaría a los Alpes, dejando atrás el azul Mediterráneo y las llanuras para adentrarse en carreteras llenas de curvas y largos ascensos por algunas de las montañas más impresionantes del continente. Tras comer en la frontera entre Italia y Austria, los participantes se dispusieron a escalar el Grossglockner, la montaña más alta de Austria, por una de las carreteras más espectaculares de todo el Europe Tour, con un paso a más de 2.600 metros. Nieve, desfiladeros, curvas imposibles y vistas únicas llenaron las retinas de los participantes. Un alto en el camino delante de un glaciar daría una de las mejores fotos del Europe Tour. Fue en ese momento cuando dos Sixters más se unieron con sus Pagani Zonda justo a tiempo para emocionarse con las increíbles vistas del Pasterze, el glaciar más largo de los Alpes orientales y hacerse una foto de familia con el resto de participantes.


Para llegar a Berchtesgaden, Alemania, la próxima parada, los Sixters se las vieron con una carretera llena de horquillas cerradas donde se lo pasaron en grande haciendo gala de un comportamiento ejemplar en la carretera. Tras recorrerlas, esperaba el Hotel Kempinski de Berchtesgaden, un lugar muy especial en medio del bosque. Antes de la cena, algunos Sixters salieron a recorrer y descubrir el lugar. La cena, de nuevo, volvió a ser exquisita para cerrar una jornada muy emocionante.

El día siguiente tocaba llegar hasta Bratislava por una ruta muy bonita en una zona de lagos increíble, donde las curvas de la carretera rodeaban cada uno de los mismos para ofrecer una de las rutas más paisajísticas de todo el Europe Tour. Por la tarde, tras alucinar con la carretera, los Sixters llegaban a la capital de Eslovaquia, en lo que suponía otro punto de inflexión para el Europe Tour, que dejaba atrás las largas jornadas en la carretera. Una gran fiesta fue el mejor modo de terminar el día y los Sixters se divirtieron y relajaron tras recorrer las serpenteantes carreteras centroeuropeas.

Amanecía en Bratislava y los participantes debían encender sus motores para poner el broche final al Europe Tour llegando hasta Budapest con un recorrido muy especial. Pese a llevar días en la carretera, los Sixters aún tenían ganas de conducir y buena muestra de ello fue esta ruta. Como siempre, el respeto por la vía y los demás conductores fue total.

En Budapest esperaba el Hotel Ritz-Carlton y una tarde libre para descansar o visitar la zona comercial de la ciudad. Después llegó el momento más emotivo del 6to6 Europe Tour 2018 con la cena de gala, situada en un palacio en Budapest. Allí se vivió la fiesta final del evento, con todos los coches expuestos, y los Sixters entregados al momento, divirtiéndose y formando una unión muy emocionante. Fue el mejor ejemplo de lo que es el carácter sixter, una unión de valores como el respeto, la diversión, el compañerismo, la clase y la conducción responsable. Llegaba a su fin la Ruta de las grandes rutas, pero al día siguiente aún quedaba una sorpresa.

Tras dormir en el Ritz-Carlton, gracias a Mercedes-Benz, The One by AutoBeltran y al equipo de DTM de Daniel Juncadella, los Sixters pudieron disfrutar de la carrera perteneciente al campeonato DTM celebrada ese domingo en el circuito de Hungaroring y de toda la acción y el ambiente de un trazado que estaba a reventar para ver la carrera. El equipo del piloto español ofreció pases VIP a los Sixters para que se lo pasaran en grande en el trazado húngaro.

Así finalizaba el 6to6 Europe Tour y la temporada 2018 de 6to6 Motor. Los Sixters no pudieron quedar más satisfechos con lo vivido y todos habrían deseado que durara un poco más. La mezcla perfecta entre emotividad, conducción, acción, premium Lifestyle, clase y compañerismo convirtieron el tour en el ejemplo perfecto del carácter sixter. El buen hacer de la organización permitió que todo el evento transcurriera sin ningún problema ni incidente y consiguió que el Europe Tour terminara de la mejor manera posible.

Hay que agradecer también el comportamiento ejemplar de todos los participantes, que no se dejaron llevar pos los caballos escondidos bajo sus capós durante las rutas, sabiendo que podrían disfrutar de ellos en los espacios habilitados.

No te pierdas la galería completa de imágenes del 6to6 Europe Tour 2018

Un año más, el 6to6 Europe Tour termina y ya tenemos la vista puesta en la próxima edición que como siempre nos transportará a parajes sorprendentes donde vivir la mejor experiencia y dar sentido a nuestros deportivos. La temporada 2019 vendrá cargada de novedades, rutas y momentos en familia que seguro seguirán manteniendo encendida la llama del Motor y Lifestyle que representa 6to6 Motor.

Nos vemos en el 6to6 Meeting de Madrid en Septiembre.